Cómo prepararse para una entrevista de Trabajo
Loading...

Muchas personas creen que prepararse para una entrevista de trabajo es un proceso similar o analógico al acondicionamiento que realiza un estudiante para rendir un examen. A esa gente les contesto: ¡No! Para un examen, el alumno conoce el programa de la asignatura y sobre qué temas, el profesor, coloca su énfasis. En una entrevista de trabajo uno no posee idea alguna sobre las pruebas a las que se verá sometido así como tampoco conoce realmente quién será el interlocutor que llevará acabo el interrogatorio. Además, uno no solo desconoce lo que le espera sino que, adicionalmente, su persona debe sobresalir entre todos los candidatos.

Por suerte, es posible detallar algunos puntos, en los cuales, se deberá prestar especial cuidado y preparar muy bien para así tener al menos unas buenas herramientas a su disposición en los momentos oportunos.

El curriculum para la entrevista de trabajo

Parece sencillo pero cuando se pregunta algún tema en relación al currículum no se habla específicamente de cosas técnicas sino de temas más generales. Por ejemplo, es habitual que se pregunten cosas como: “¿por qué has elegido esa carrera?, ¿por qué tu desempeño disminuyó en los últimos años?”, etc. Son preguntas que si bien se relacionan con la carrera buscan por sobre todas las cosas, una perspectiva desde los gustos y motivaciones del aspirante.

El curriculum para la entrevista de trabajo
El curriculum para la entrevista de trabajo

Aquí los entrevistadores saben leer entre líneas y harán preguntas sobre todos aquellos puntos oscuros del CV. Por ejemplo, “¿por qué has realizado prácticas y no te han ofrecido el puesto?, ¿Por qué has cambiado tantas veces de empleo?”, etc.

 

Lo que debes hacer es concentrarte y leer tu curriculum con ojos críticos. Piensa en todos aquellos puntos que pueden resultar sospechosos para una persona que tiene bajo su responsabilidad el papel (y la responsabilidad) de concederte el empleo y piensa una respuesta que se escuche bien a los oídos de un contratante.

Tener información sobre la empresa

Este punto se repite en todos los artículos que versan con temáticas sobre cómo superar una entrevista de trabajo. Lo cierto es que no muchos comprenden la importancia que esto representa.

Demostrar interés por la historia del otro es una técnica psicológica muy efectiva para lograr cierta empatía por parte del interlocutor.

Esta información es fácil de conseguir, seguramente la empresa tendrá su web oficial donde publica sus éxitos, logros, objetivos, etc. Además de esa base habría que tomarse la molestia de indagar a empleados actuales de la compañía sobre datos relevantes de la misma –tip: las redes sociales suelen ser de gran ayuda para esta tarea -.

Tener información sobre la empresa

Loading...

Tener información sobre el interlocutor

Cumplir con este punto suele ser bastante dificultoso pero si usas algunas argucias puedes llegar a tener datos de esa persona antes de que se realice la entrevista.

Loading...

Una forma sencilla es preguntar a quién te contacte para concretar la fecha y la hora sobre quién es la persona que realizará la misma. A veces una pregunta directa puede no surtir efecto entonces se podría intentar obtener la información con un simple ¿Por quién pregunto cuando acuda a la cita? En algunos casos, se obtendrá el nombre y apellido mientras que en otros será imposible.

En el caso que se consiga la información es buena idea indagar sobre el perfil profesional del entrevistador, cuánto tiempo hace que está dentro de la compañía, qué puesto ocupa, etc. Husmear sus redes sociales puede ser una ayuda.

Ya solo con saber el puesto será una gran guía porque no es lo mismo que le entrevista la realice el posible futuro jefe que una persona de reclutamiento de personal. En el primer caso, la entrevista versará más que nada en aspectos técnicos mientras que en el segundo se hará énfasis en temas de personalidad, motivaciones y capacidad de relacionarse con pares y superiores.

Preparación del dossier

Este punto no se puede aplicar siempre pero si se tiene la oportunidad no hay que dejarlo pasar por alto. Por ejemplo, para empleos en el ámbito que concierne a los arquitectos, diseñadores, ingenieros, etc. es fácil portar un dossier con algunos ejemplos de sus trabajos más representativos.

En los casos cuya profesión propia no permita disponer de este tipo de muestras no hay que preocuparse por ello, se puede pasar por alto.

Conocer el argot técnico

Este truco no muchas personas lo tienen en cuenta pero lo cierto es que brinda muchos puntos extra. La idea será demostrar un buen y correcto uso del argot técnico, propio del puesto de trabajo en cuestión. Esto le dará un porte especial al postulante y parecerá uno más de la camada.

No obstante, no hay que utilizarlos en exceso pero sí es una buena idea permitir que fluyan moderadamente. Aquí hay que investigar a fondo cuáles son las frases y expresiones propias de la profesión.

Conocer el argot técnico
Conocer el argot técnico

Conocerse a uno mismo

Este apartado será clave para brindar respuestas adecuadas en la entrevista de trabajo, especialmente frente a aquellas preguntas que buscan conocer la personalidad del entrevistado. Paradójicamente, para muchos, conocerse a uno mismo les puede resultar una tarea muy complicada.

Este es el punto sobre el que más habrá que trabajar en los días previos a la entrevista. Un buen ejercicio podría ser escribir carillas enteras en donde se respondan preguntas tales como: ¿Cómo se define a sí mismo? ¿Puede nombrar algunas de sus virtudes y limitaciones? ¿Qué le gusta hacer? ¿Qué sabe hacer?

Ensayar esas respuestas puede ser la llave para conseguir el puesto de trabajo al cual uno se postula.

Loading...

Publicaciones Similares